martes, 17 de noviembre de 2009

A la llegada del delfín




















Lina de Feria lee sus poemas:

http://www.youtube.com/watch?v=MZZoAFVV_1s

Porque la poeta es indomable al transcurso de los años, y porque no envejecen sus versos y la siento en los pasos de mi generación, reinventada y poseída por esa manera de llegarnos, (por todo eso y más), es que me permito volver sobre Lina de Feria, sobre el encanto que me produce la buena lectura de su poesía que no es una obsesión de fanatismo criollo. La poeta se vale de todo un arsenal y más que nada nos abre como un puerto a las aguas de su poética que tienen el peso de la levedad y del ser con armonía y contenido. Quisiera abarcar mucho de todo lo que ella nos regala, en emociones y como una lección de lectura extraordinaria. Pero el espacio en un blog me induce a pensar, que sus versos dirán lo que se pierde en ese recorrido de la mente a la escritura; solo unas intensas palabras para atrapar este intento de presentación ante el umbral que la poeta ilumina con esa premonición y misticismo (que al igual que en los delfines), uno sabe, nunca (-existencia y nostalgia, Dios mediante-) nos abandonará.



Es ella con sus filosos versos quien lo aclama con valentía y oficio, de quien si ha sufrido nunca será de falta de memoria; por esto se alza en el aire, nos provoca oxigeno desde su escritura y sin ambages cruza a la realidad de una época que cruje y empuja la espiritualidad contra las visicitudes. Ella es como un mástil contra todo tiempo huracanado, precisa su estética de definir las cosas por su nombre, y por demás lo hace con esa majestuosidad como los delfines en su lenguaje, que enriquecen el espacio donde residen también los dominios de la poeta. Su experiencia humana y su transparencia, (aún cuando las aguas donde transitan muchos de sus versos se entrecruzan sobre zonas oscuras y de difíciles accesos para la libertad), así lo demuestran: es una libertad desprejuiciada y veloz como la de los Delfines, por encima de la angustia y los calambres que pudieron producir ciertos pasos sobre la cuerda tensada.



Nada nos impide entonces creer en esa fuerza superior que nos anima, esa fuerza como dicen las palabras de la contracubierta de su libro: reedificar una realidad más allá de la nuestra; y también: Es una de las voces más relevantes dentro de la actual poesía cubana y del idioma. Si alguna muestra de esta búsqueda, no nos convence, baste citarla: la vida es esa estera/ donde doblo la rodilla como un hijo y sobrevive la convivencia diaria.

Juan Carlos Recio
NY/Noviembre 17 del 2009.
________________________
4

el árbol prodigioso está en la memoria
y actúa como un sueño de crisálida.
tiempo vendrá
en que las agotantes noches se terminen
y el niño venga de su cueva al mundo
por donde huyen las gotas de lluvia.
paredes de los siglos
medievales castillos
que no asombran al extranjero


quieto ante su reja.

la vida es esa estera
donde doblo la rodilla como un hijo
y sobrevive la convivencia diaria.
Dulce María con su jardín
planeando siempre en esta historia
y el mar vuelve a tomar los tomos grises
de la penumbra que se va
y no la que llega.
el Indio de Arequipa

Viene sobre Bolivia
a tomarse una taza de té.

y Flebas el fenicio
no ha dejado de visitarnos nunca.
el conglomerado crece
y siento ternura por los tacones lejanos


ya de mis carreras.

el cielo abre en luces inquietantes
y la cúpula romántica exacerba el espacio
mientras callan los sinsontes tropicales
en el reverdecer del mar.
el musgo no es paciencia sola
sino la efigie de una cultura calcinante
y la ventana abre hacia la brisa
por donde mi frente ya perdona algo.
los sahumerios no salvan
pero esas manos que conducen en los humos
perfuman las habitaciones de madréporas
y nos acercamos a la totalidad de todo.
la blanca noche
es un espacio

que refleja vientos.


A JOHN LENNON


espantado de todo me refugio en ti
José Martí

y ahora John Lennon no me puede imaginar
ascendiendo por la curva de pájaros
la almadía del sueño
los arbotantes de la peligrosa vida.
lo puedo oír de la mañana a la noche
en un largo cassette de la grabadora
pero no me imagina
me sostiene con lo que puede
sus espejuelos hondos
su mano
de alféizar y gran góndola.
es que mi Lennon no me cubre
como si fuera una muchacha
sino solo me espanta
con su boca de cardenales puros
y me sostiene el ánimo la gigantesca ola

el espantajo

me lo espanta y ya puedo escuchar sólo música
de la mañana a la noche
mi Lennon duerme-vela

duerme-levita

me apuntaba al espíritu
ceniza de cobre son sus ojos.

Tránsito

en los cadáveres de la sombra que es la vida
el hallazgo de ramas deshojadas
convirtiendo el deambular de los caminos
en noche de lluviosas pérdidas
de rostros que se amaron
cuerpos que alguna vez iluminaban
el cansado dormir de la ciudad.
el hombre que impaciente
muestra las cicatrices a la infancia
es porque aún busca entre nosotros
el diálogo
y no piensa en la continua
salutación del burlador del rostro

seco como un desquite amargo.

buscando el rencor en la vida
mi mano es una hilera de temblores
para los semejantes escarnecidos
por un destino inconcluso
como el de los delfines alejados del mar
sombras nostálgicas
marino huerto hundiéndose sin frutos
conmovedora muerte de la tarde y su aroma.
______________________________________

LINA DE FERIA

(Santiago de Cuba, 1945). Obra poética: Casa que no existía(Premio David, 1967), A mansalva de los años(Premio de la crítica, 1990), Espiral en tierra(plaquette,1991), Los rituales del inocente(Premio de la crítica,1997) A la llegada del delfín fue finalista en el concurso Casa de las Americas, 1998. En el 2008 obtuvo el Premio Nicolás Guillén con su libro: Ante la pérdida del safari a la jungla.