martes, 10 de noviembre de 2009

EL ESPLENDOR Y EL CAOS.

Poeta cubano Delfín Prats. 2005 Conversando.

http://www.youtube.com/watch?v=Mq9zKKwim9s

Hace más de 20 años que no leía ningún libro de Delfín Prats, ese magnifico poeta de la angustia, como lo definía Tony Pardo. Y recordaba que en ese mundo caótico del sentimiento expresado por el poeta, uno creía escuchar una voz que lo llamaba, como un instinto de una realidad que también definía la mía. Pero como sucede cuando leemos a un poeta de la calidad de Prats, uno va más que al sentimiento, uno construye un mundo paralelo evocado por esas estructuras poéticas, que por muy complejas que parezcan, las descifra desde el lector, sobre todo cuando uno la asume, suya. Eran tiempos difíciles para mí y la poesía de Delfín se adelantaba a un futuro que tenía que ser por necesidad y optimismo más esperanzador. Pero, ante el poeta que ha leído _y sin advertirlo me dio desde su humildad lecciones de una historia personal y abrió además un campo de relectura, que fue tomada de clásicos, de leyendas y mitos universales, vistos con el prisma de un hombre que asume su protagónico_, (metáforas mediante), no pude sino otra cosa que aprender y evaluar. Esa emoción al leerlo, fue, es y será, atemporal, porque no tiene que ver con un poeta a ritmo de lo que sucede o conviene cerca de su entorno, es su forma de comunicar con belleza lo que no tiene necesidad de ser tomado como extraordinario; pero tampoco sobre una carrera desenfrenada de la palabra, en esto están los mejores aciertos del poeta, en dominar la palabra y decirnos con madurez, ahora es el momento de la expiación y estoy solo/ lleno con el esplendor y el caos de los días.

Juan Carlos Recio/ New York, 10 de Noviembre del 2009.

Fábula del Cazador y el Ciervo.

El ciervo escapa, lejos del cazador que lo persigue
como juglar al verso que entre nieblas discurre
Cercana la infancia, distantes las montañas
que azulean a lo lejos, al borde del abismo
por donde cruzan, trémulas, las manos del juglar
Toda la expectativa por el futuro incierto está en sus ojos
La yerba fresca, la espesura del bosque
el borde tímido del agua
no pueden ser la obra del azar
como tampoco pueden serlo los amorosos cantos
que el cazador dispone como trenzada red para atraparlo
Lejos de la mirada del juglar el ciervo escapa
por la linde del bosque. El universo:
inocente metáfora de Dios que al unísono copian
las pupilas del ciervo y el canto del juglar
Y cuando finalmente es atrapado, disuelto en el discurso
ardiendo en el abrazo, que el vino y las palabras enardecen
el ciervo nuevamente escapa
lejos del cazador que lo contempla
ahora en los contextos de la fábula

Inocentes Prados de Noviembre.


Las aguas y los inocentes prados de noviembre nos rodean
es grande la felicidad del amante
cuando el amado pregunta
¿fugacidad de toda dicha?
El error o la intromisión de los otros
pueden tornar brumosos los contornos del labio que interroga
en la antesala de diciembre
mes de los viajes
y del conocimiento de anheladas bahías
nítidas en el aire festivo
cuando en su rielar las lucen llevan
la certidumbre del vértigo
Puede zozobrar la frágil embarcación en que viajamos
y que contra todo caos me empeño en llamar mi barca
Sektet
mi barca del Sol mi barca de llevarte Rey
Un mundo desgarrado entre la plenitud y el polvo
se debate a lo lejos
mientras tu boca afirma la prioridad del ser sobre la imagen
confiando en las lecciones de la dialéctica
Una sombra atraviesa tu rostro
(un pájaro de grandes alas
cruza sobre el paisaje de veleros
que puebla el lago) Es la sombra de las dos noches
cuando tu sol y tu luna tuvieron su nadir
Como contrapartida del azul, del aire
de la vida que bulle en las ciudades del aire
esa sombra persiste más allá de las aguas
y de los inocentes prados de Noviembre.


Del otro lado de la pared del sueño


Se hunden, oh hijo mío, se hunden
los ciclópeos monolitos de basalto del Este
del otro lado de la pared del sueño
que amasamos en las tardes de este aparente invierno
de las islas.
Vamos atravesando la bahía, tu pie
hace huella en la arena, yo voy
jugando con tu imagen, no con tus años.
Voy situando fragmentos de ambos en otras latitudes
libres del ojo riguroso del shoggoth.
Se hunden, oh hijo mío, se hunden
los ciclópeos monolitos.
Oh, reinos de insondable horror
reinos de inconcebible anormalidad
cerebros cautivos por una edad de sombras
que dramáticamente ahora se derrumba,
dramáticamente el muro se derrumba
del otro lado de la pared del sueño
y una multitud de olas
va imprimiendo sobre la arena apetecida
las novedosas señales.
Qué negra nana, hijo mío,
nos cantaron durante años, qué negra nana
la de la eternidad de los monolitos
que ahora se hunden irremediablemente, qué negra nana
para dormir al hijo de Lavinia Whateley, no humano
agonizando sobre el libro.
“Yog-Sothoth ¿conocerá la puerta?
yog-Sothoth, ¿será la puerta?
yog-Sothoth, ¿será la llave y el guardián de la puerta?
Voy situando minutos de ambos, tuyos y míos
En latitudes libres del Ojo riguroso: espejos
donde se incendian nuestros rostros, espadas
cruzadas en la noche, tu risa
donde gravita, puro, el arco de la alianza.
Oh, hijo mío, sobre las playas del mentido invierno.
Y la belleza del mundo es irritante afuera
en las provincias y en las islas
y en los febriles campos, oh, hijo mío
sobre la yerba que la gente joven está pisando ahora
rabiosamente.


Tomado del libro El esplendor y el Caos, contemporáneos, Ediciones Unión, 2002. Delfín Prats (Holguín, 1945). Obra poética: Lenguaje de mudos( 1970), Para festejar el ascenso de Ícaro (1987), Abrirse las constelaciones (1994).

3 comentarios:

IHOSVANY HERNÁNDEZ GONZÁLEZ dijo...

Hermosas palabras de introducción sobre la obra de Delfin Prats. Claro que uno de los mejores aciertos del poeta es "dominar la palabra", jugar con ella. Y Delfin lo logra.

Recuerdo que leí hace mucho, estando en Cuba: NO VUELVAS A LOS LUGARES DONDE FUISTE FELIZ, hermoso poema, "y más pavoroso que el silencio"; tanto lo es que leyendo una de las novelas de Wendy Guerra hallé la cita por ahí.... Yo todavía me lo repito: no volver a donde se fue feliz,


Saludos desde los mangos,

IH

Jc Recio dijo...

Me alegro saber que llegastes por acá, Delfín siempre ha escrito con hermosura.

George Riveron dijo...

Delfín Prats es uno de los poetas cubanos que más me emociona. A él me une una inmensa amistad y su poesía es el reflejo de su existencia.
Por cierto, estoy preparando la edición de su poesía completa por Bluebird Editions.
Un abrazo y gracias por compartir la poesía de Delfín.