lunes, 14 de junio de 2010

RETRATO DEL OTRO

Dibujo arriba, Aida Ida Morales. Abajo le siguen dos de Samuel Feijóo Tomado de la Revista Umbrales, Villa Clara, Cuba.
____________________________________

Si la poesía se pareciera a la censura yo no fuera poeta. Tampoco debe explicarse el tema, o regalar esa gracia natural que la palabra acomoda. Es el logro lo que importa, con estilo o voz generacional. Para mí siempre que exista un contrapunto antipoético que impida que esa contención y ritmo del verso fluya, no solo porque las palabras menos poéticas no encajan, o porque las armoniosas no fueron colocadas con exactitud; es una licencia que no nos permite buscar otras lecturas y se queda uno como si fuera un bobo de pueblo apedreado por unos delincuentes. Si esto es así, no hay nada que salvar, existe el hombre pero no encontramos la pausa con la que el poeta respira.

En los últimos tiempos no solo me he reencontrado con amigos a través de sus libros, pero la mayoría de las veces son encuentros online, por facebook, o por el e-mail. Otras personas las voy guardando en mi corazón por esa razón virtual que no pondera espejismo, voz moral o juez de bando político, me acercan sus acciones, literatura y pensamiento de una identidad cultural que me incorpora. Entre esos amigos virtuales (no puedo por falta de espacio que no de memoria citar a todos) de los que escriben también, Ihosvany Hernández, Margarita García Alonso, Añel, Belkis Cuza Malé, Félix Anesio, y René Dayre Abella.

La libertad con la que los miro y recíproco sus ideas, tiene mucho de la pluralidad y el respeto -y sobre todas las cosas-, al no portarme como un extranjero que desconoce el terreno donde ofrecen su obra, ni un perfecto idiota que se atrinchera en una línea de fuego sin ver todos los matices que les acompañan.La libertad puede ser esa que pregonan en los toldos amarillos, en las esquinas del alma y otras toma de conciencia, pero la libertad siempre enarbola un sentido profundo de amor al prójimo; parecido a como idealizo una nación, un concepto, una amistad, aún cuando pueda ser peligrosa: debe contener ciertas leyes existenciales que si la rompemos, somos: o ignorantes o mal educados. El argumento de la libertad y la opinión propia es la elegancia de decirlo para que de ser replicado el oponente tenga que ilustrar mejor los suyos, y cuando ocurre, entonces el diálogo tiene sentido, si no logramos persuadir, o si no cambiamos algo, al menos. no es preciso mostrarnos desde ese lado animal como perros que ladran a su imagen en un cristal, sin darse cuenta, se ladran a si mismo.
Si uno no corre el riesgo de ser salpicado por las ideas de cada individuo, aún las que no nos representan, puede que funcione mal desde los extremos, pero la vida es siempre otra estancia, otra etapa que evoluciona muy rápido y la historia nunca es lo que quisiéramos que sea, sino lo que fatal o divinamente ocurrió, sin que pueda evitarse: como la muerte. Porque vamos a morir y porque la obra si está bien escrita nos puede superar, incluso puede ir a parar a casa de nuestro oponente, y hasta puede que le dé mejor uso que la de los aduladores, creo en eso como creo que la paz aunque sepa a sal, o a escarcha, es mejor que cualquier guerra. La gloria de vivir no es un tejado de vidrio, es lo que queda en uno, como uno de esos boleros que nos guardan sus letras para motivarnos, sin atemporalidad, y sin garantía de que lo veamos desde la inmediatez como algo sublime.

Uno de esos escritores Rene Dayre Abella, ha confiado su poesía para sentarla en el aire y encuentro que desde hace meses su presencia ha estado ahí, como una montaña a la que nos acercamos, que ofrece su rostro majestuoso y su alteza con esa armonía de la seguridad de quién sabe, uno encontrará, piedras, ríos y una forma de ver las cosas, como si siempre vinieran desde arriba, hasta nuestros pies; ver además, el camino que indica a donde él sube. En esta poética de René, lo curioso es que no se pierde en espesura o metáfora que pueble demasiado sus ideas, es clara y concisa, dice directo lo que piensa, con lirismo; no nos habla de el rostro detrás o de lo que imaginamos queda del otro lado de nuestro horizonte, ofrece su rostro, con la seguridad de que al leerlo nos podemos acercar a sus emociones, y lo hace suave, entrega siempre sin equivocación esos deseos, premoniciones o estados de ánimo, seguro que como la montaña en la ficción de ese carácter majestuoso, está toda su entrega, sin neblina, ruidos torpes o falta de rima interna que no apoye lo que comunica:

Juan C Recio.
NY/ Junio del 2010.

__________________
RETRATO DEL OTRO

Ese hombre de la mirada adusta
que ensaya sin lograr una sonrisa
delante de un espejo.

Ese sujeto torpe que enreda sus pisadas
entre libros y juguetes al descuido
que revuelve las piedras arañando la tierra
y dialoga con árboles y ríos
desandando caminos.

Ese loco que increpa a la montaña,
al cielo, a las estrellas en la noche.
Que llama al sol su amigo.

Ese infeliz que sufre de delirio
puede ¿por qué dudarlo?
tratarse de mí mismo.

ENTRE CRÓTALOS


A Carmen Duconger, hermana.

Soñar serpientes en mi cama
o abrazarme entre sueños a una momia descarnada
no está bien.

El Hombre Que Saluda o Los Pájaros Sin Ojos,*
Carmencita,
se internarán junto a mí, nunca lo dudes,
en mi aventura onírica nocturna.

La delgada frontera que aún separa
la semántica de la lucidez y la locura
puede ser traspasada en un instante.

Sólo me salva la Poesía.
El coro de voces angélicas de Bacci.
Un par de nocturnos chopinianos
y unas amigas tan auténticas como tú
que me sostienen.

Notas al poema:
El Hombre Que Saluda y Los pájaros sin Ojos, son obras pictóricas de los pintores surrealistas cubanos ya fallecidos Miguel Barco y Carmina Danta Drigs, respectivamente.
El coro de voces angélicas de Bacci, alude a la famosa psicografía grabada en un primitivo y rústico magnetófono en
los años cincuenta por el reconocido transcomunicador y parapsicólogo italiano Marcelo Bacci.

El equilibrista


Camina despacio sobre las líneas del poema
evitando caer de bruces en la nada.


PAR DELICATESSE J´AI PERDU LA VIE *…

Muero cuando aún no termino mi máscara
y mi parteniere se cansó de bailar.

Muero de sorpresa cuando me invento viajes a lo ignoto
y el tiempo se alza ante mis ojos como una nube
ocultándome lo adorable.

Muero de rabia en el momento menos oportuno.

De todos modos termino mi poema
con una frase lapidaria:
“Por delicadeza he perdido la vida”.

* Arthur Rimbaud

PARA SOÑARTE

A San Cristóbal de La Habana

Antes que el tiempo borre las cosas
voy a devolverte a mi vida,
mágica ciudad de mi memoria.

Tú amparas al amante desgarrado
que oculta en una sombra de vergüenza
el nombre de su amor.

Abres tus puertas al posible suicida,
al poeta delirante, al bohemio empedernido.

Al atardecer junto al muro cantado por Varela *
ofreces un espectáculo único:
el desfile inigualable de las rosas carnales,
jóvenes priápicos, mulatas cálidas.

Eres la ciudad más frívola
asentada en los dominios de Yemayá,
eterna madre de las aguas y los espíritus.

*Carlos Varela “El Muro”
___________________________
René Dayre Abella. Poeta y narrador cubano. (Banes, 1945) Realizó sus primeros estudios en su localidad y luego los continuó en el antiguo Instituto Pedagógico Manuel Ascunce Domenech, en Topes de Collantes, Sancti Spiritus, en el centro del país. Fue promotor cultural mientras ejercía la docencia. De joven integró la Columna Juvenil de Escritores y Artistas de Oriente, donde dio a conocer sus primeros intentos literarios. El Diccionario de Escritores Holguineros recoge su ficha biográfica. Una muestra de su poética aparece en la Muestra de la Poesía del Siglo Veintiuno de la Sociedad Prometeo de Poesía, de Madrid, España. Es miembro de la Red Mundial de Escritores en Español, REMES, de la Sociedad Peruana de Poetas y de la Sociedad Internacional de Poetas (W.P.S.) con sede en Atenas, Grecia, así como de la Sociedad de Escritores Latinoamericanos y Europeos (SELAE) con sede en Milán, Italia. Desde el año 2004 forma parte de la Redacción de Linden Lane Magazine, el tabloide literario fundado por los poetas Belkis Cuza Malé y Heberto Padilla en New Jersey, en el año 1982, y que se ha vuelto el decano de la prensa literaria cubana exiliada. Colabora con revistas literarias digitales e impresas de Cuba, República Dominicana, Argentina, Venezuela, Perú, España y los Estados Unidos. Mantiene inéditos los poemarios: Poesía Repartida, Poeta en la luna de Cuba, Alvenix, un ángel, y Golpes en la Pared. Su libro de relatos testimoniales Banes: La Piel de la Memoria, se encuentra en proceso de edición. Desde el año 1980 reside en California, Estados Unidos

6 comentarios:

Chiquitamala dijo...

Gracias por permiirme conocer la poesia de Rene, he leido bastante sus cronicas en Face, pero no he tenido la oportunidad de tocar un libro suyo.
La gloria, para mi, aparte de la leche condensada bien azucarada, que es deliciosa, esta en lo humano, en no hacer daño, y en todo caso hacerselo uno mismo , por amor, hasta donde no se pueda mas.
El dia en que deje de proteger a quienes quiero, o permita injusticias a mis cercanos, -y nada tiene que ver con politica-ese dia la leche se corta y como poeta o lo que sea en el planeta, el ser se descalifica.
te quiero, gracias, besos

Carlos Pintado dijo...

"Jc, lindo que eres!!..un abraziño!!! ¿cómo estás? acabo de leer lo de Rene en Sentado en el aire. ¡BUenísimo!"

IHOSVANY HERNÁNDEZ GONZÁLEZ dijo...

siempre pasando por aquí para ver qué poesía nos acompañará en la semana. Es grato conocer que de Cuba han salido (y permanecen) buenos poetas..

un abraZo desde Los Mangos

IHOSVANY HERNÁNDEZ GONZÁLEZ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Belkis Cuza-Malé dijo...

Amigo Juan Carlos, estoy muy feliz de que hayas publicado los poemas de René y me encantó, como siempre, lo que escribes. Y los dibujos todos, especialmente los de Samuel Feijoo, a quien conocí y admiré.
René es un excelente poeta y escritor y merece toda la difusión. Muy pronto, Dios mediante, Linden Lane Press publicará su libro Banes en la memoria, un libro imprescindible para conocer acerca de ese pueblo tan especial para la historia de Cuba.
René es además un hermano para mí.
Gracias de nuevo, amigo Juan Carlos
Muchas bendiciones

EL SITIO DE LA LUZ dijo...

Gracias a todos por su tiempo, a René que ha confiado en este blog. Cierto los dibujos de Fei1óo muy hermosos, todo lo conocí a través de René Batista Moreno, mi amigo recien fallecido.