martes, 25 de enero de 2011

Nueve cuentos para recrear el café
















LA NARRATIVA MÁGICO-COTIDIANA

DE MARÍA EUGENIA CASEIRO


Por Noemí Fernández Triana


Cuando un libro, a primera vista, nos produce una impresión favorable, es que éste contiene en sus páginas ese “algo” indefinible que nos motiva a otear en el mar de su escritura.

Y de ahí el interés que despierta la narrativa de María Eugenia Caseiro en esta su primera entrega publicada en forma bilingüe, en español y en francés, titulada “Nueve cuentos para recrear el café”.

En todo momento, la escritora mantiene el interés del lector, porque sabe vestir su prosa de objetividad y de magia cotidiana, pues ella es la observadora de las diarias realidades.

Las tramas de su narrativa, sin elementos artificiosos, emplean el lenguaje natural de sus personajes en los ámbitos apropiados situando a sus lectores en un tiempo-espacio lleno de veracidad y nostalgias.

Y por ese, llamémoslo “embrujo”, es que Caseiro tiene el don de cautivar al lector, de modo que éste no pueda en ningún momento abandonar su lectura.


En la primera narración, “El Círculo”, el interés va “increscendo” hasta arribar al final inesperado (obligatorio elemento de todo buen cuento) que deja al lector, con la sensación de insólita sorpresa.

Y es que la escritora conoce a profundidad el difícil arte del cuento y los sombríos recovecos del alma humana. Ella es la narradora espontánea que nos hace sentir como si estuviéramos escuchándola en una acogedora sala familiar.

Es posible que sus lectores se pregunten: ¿de dónde proviene tanta elocuencia sin artificios intelectualoides, tanta natural sabiduría envuelta entre giros nostálgicos? Puedo contestar, en parte, esa pregunta, porque el loco destino me dio la oportunidad de conocerla cuando y donde menos esperaba.

Así las cosas, nuestra amistad ha profundizado con el devenir del tiempo, para poder conocer a un personaje real y fascinante de la escritora: su mítica madre-abuela que cobijó con profundo amor y sabiduría nata sus años infantiles y aun su vida de mujer adulta.


De ella aprendió cosas más que interesantes de la vida, a la vez que obtuvo una esmeradísima educación que la capacitó para el oficio de la escritura: oficio por demás ingrato.

Sería muy largo reseñar cada uno de estos cuentos de María Eugenia Caseiro, pero en “El Magín” nos introduce en el ambiente del Mare Nóstrum con descripciones tan verídicas y con tal profundo conocimiento de su vocabulario demostrando que “el mar profundo y azul” no tiene secretos para ella.

La narrativa mágico-cotidiana de esta escritora hará que este libro, “Nueve cuentos para recrear el café”, caerá algún día en las apropiadas manos que le darán el destino que él merece: situarlo entre la mejor narrativa del destierro cubano.

Este libro, en mi humilde opinión, es una rara gema, cautivante desde la viñeta, que ella, María Eugenia Caseiro, nos entrega con la humildad de los grandes, nostálgicamente apoyada en el balcón de sus recuerdos.












Miami, 18 de diciembre del 2010

_____________________________________

Datos de la autora desde su bitácora, pulse aquí:

http://mariaeugeniacaseiro.lalupe.com/

6 comentarios:

IHOSVANY HERNÁNDEZ dijo...

me interesa leer los cuentos de Maria Eugenia, cómo puedo hacerme de un ejemplar (juan ca, o Mari)?

Saludos a los dos,


ihos

Mixha Zizek dijo...

Interesante reseña del texto, es la primera vez que visito tu blog, pienso volver, besos

EL SITIO DE LA LUZ dijo...

Todos los lectores son importantes, los nuevos que van a regresar lo son dobles, gracias a Maria Eugenia Caseiro por confiar y sentarse en el aire.

Felix Anesio dijo...

felicidades a nuestra querida maria eugenia. ella hace las cosas como dios de bien, si no, no las hace. Nota: esta no es una exageracion poetica. es un aserto.

Escombros Hablaneros dijo...

Me qudé con ganas de leer el libro.

Anónimo dijo...

gracias a todos por sus comentarios^^^
ya le hice llegar a Juanca los datos^^^
m.e.