sábado, 21 de enero de 2012

RAPITRANCE


Me he prometido de regreso a casa, volver sobre la idea por la que este blog quiere perdurar. Uno siempre cree en el valor de las personas que conoce desde la literatura, sobre todo si son impresiones gravadas en las mejores circunstancias. Un regreso donde los amigos, las recomendaciones de libros, el ser uno más entre ellos y leer del dolor puesto en el aire, /intencional/porque el amor me es más difícil/ nos avisa que el poeta sabe muy bien dar sus versos que ya fueron escritos sin tanta inocencia.

Edelmis Anoceto apunta que estos versos iniciales de Cecilio Herrera significan un comienzo, la de un joven autor en la búsqueda singular y nueva.  Lo cierto es que su lectura no me permite deslumbrar si es el comienzo de Cecilio, puede que se diga por su primer libro edito, pero en las exposiciones de los sentimientos que dan vida a su libro he sentido el respiro que atrapa la vida, las voces, situaciones que se dieron tal vez en la realidad y que son llevadas a la pagina con un objetivo total para su referencia. Pienso que el poeta se toma en serio esas referencias, que vivir es cuando menos una intencionalidad de aprender y reflexionar a su paso.  Las cosas que un lector agradece, cuando el poeta nos entrega su piel, pero sin sentimentalismos cursis, lo logra por esos vínculos con poetas como Nogueras, es cierto que la apariencia de frases desprovistas de matices emocionales, pueden pensar en ello, pero he releído con el deseo de observar estos detalles, y considero son esa parte donde el poeta pretexta un discurso, algo que se ofrece visto a distancia de cualquier ego que lo descubra, pero un poeta si emociona e inspira, tiene una ganancia para ascender entre títulos y nombres, y por eso, les ofrezco unos breves textos de Rapitrance, el libro con el que este joven de Santa Clara se coloca en la geografía del mundo.

LIENZO A MIS AMIGAS

Todo marcha según lo previsto

Terminé de pintar (como tú querías)

La tierra y el sol

Las palabras que insististe, pusiera

Las he escrito sobre ascua

Encima de un ascua he puesto tu deseo




Es por la tarde aquí esta mañana.  

Estoy sentado en el parque

Estoy sentado como pintando y ya no estás

               a dos cuadras

No me encontrarás ni te encontraré

De casualidad frente a la biblioteca

                  Por el cine

Iríamos a comer a otro sitio

(pero las mujeres de tu estatura andan

           despreocupadas

  sin la posibilidad de ser tú)

Estoy sentado esta mañana en el parque

Es por la tarde aquí esta mañana.





Pero hasta el más leve palpitar de una hoja,
Una estrella borrada que respira de pronto
R Alberti

UNA VEZ ME ENSENASTE UNA HOJA
Una hoja y me contaste que esas fracciones del árbol
Podían secar nuestras lágrimas
Y sembramos un arbusto
No ha habido más fruto después
que te convertiste en mi dialéctica
Y gusto en la boca
sé feliz, hoja, siempre: nunca tengas otoño,
hoja  que me has traido
con tu temblor pequeño
el aroma de tanta ciega edad luminosa
Y  llega el árbol contigo   el cual usas
  como banco
Y te sientas descalza
Niña que cabalga un rato para terminar aquí
  En la punta de mi vida
El amor de un muchacho adolescente fue
   la caridad      el que se ahoga
Y alguien salva sin sospechar para siempre
La baraja deseada y no deseada
Una forma de reconocemos que se volverá antigua
Cual una hoja tensa dentro de la mano
____________________________________

Cecilio Herrera Mejías. (Santa Clara, 1983)
Año de publicación: 2008
Colección: Ábrego
Editorial: Sed de Belleza



3 comentarios:

mayrandn dijo...

Qué frescura se respira en esos versos. Excelentes!

Anónimo dijo...

Eso es lo que me gusta de este blog, sorprende porque busca y muestra voces diferentes, gracias
Carmen

Anónimo dijo...

Cierto es frescura y decir sin mucho enredo, el poeta nos deja pensar.
gracias por el post
Onelio