martes, 12 de octubre de 2010

Una flor erguida sobre su perfumada belleza







La flor del poeta que vuelve, cambiante sobre su polen.

Para no aislarse del mundo, y de lo que le rodea, las voces, los recuerdos y los sueños que después que los ha padecido, ahora se niegan a perderse, al menos sin ese hilo donde el poeta lo traza todo, donde vive y llora, y también como una flor, como su polen, donde el poeta avanza, como uno de esos días claros donde es imposible no bañarse de luz y donde nada oscuro lo sostiene. Nostalgia del niño, del padre que lo besó antes de morir, detalles de esas dimensiones que el subconciente acomoda, como lo hacen las acomodadoras en los cines, linterna en mano, con un reflector que ubica tu posición frente a la pantalla.
Francisco Muñoz Soler hace algunos meses me había hecho llegar una antología, como una especie de recuento en parte de muchos de sus partos poéticos, y solo ahora, (pudo el aire), o el inagotable tiempo, darme una lectura en ese tono donde el poeta coloca su visión y lirismo al alcance, no de entenderlo porque ya sabemos de memoria la poesía no necesita ser explicada, su alcance es como el albúm de fotos, el diario donde Muñoz, asoma a los rostros, las emociones y ese sentimiento del viajero que asume la universalidad de sus lecturas, como se inspira por buen oficio del que domina sus palabras y nos da también un acercamiento a su vida.
El poeta habla de su existencia y la universaliza, al colocar las palabras al uso, de como ve en parte el sentido que es del gozo y contrario a ese mismo sentido son interrogantes, respuestas tal vez o misterios; versos que no vienen solos del gusto por ganarse un lector, viene de ser el lector avisado que también tiene con mucha sensibilidad, el deseo de desnudarse, de quedar ante nosotros como la más fiel representación de su carácter, el del soñador que nos mira, sin que tema decirlo ferozmente:




















Me siento tan ajeno a mi presencia
atrapado en un cuerpo cambiante
impuesto por las circunstancias
envoltorio y armazón de mi existencia
testimonio perenne de mi fragilidad,
todo, todo, depende de mi estúpido cuerpo
quebradizo, fugaz y cobarde
en permanente huida hacia delante
huyendo de la vida, acopiándose de decrepitud
que me llevará inevitablemente a la muerte.

y el hombre que busca el refugio en la lírica, visita esas esquinas donde otros ven polvo y se muestra:

Sí, parece que estoy solo
viviendo en un mundo de tinieblas
disidente de un orden cierto, pero sueño
ya que no me queda ni el silencio
ni la gran luz que provoca las sombras

Es entonces el poeta un conocedor y aspirante a conocedor de esos versos con los que da significado a los pasos que traza, y como el polen a la flor, cambia su mirada y reproduce los colores que le devoran, luego, uno puede abrir su corazón a la página, y verso a verso hacer junto a él, el viaje. Uno de esos recorridos que impresionan:

he caído en un fuego de desvelos
porque soñar no puedo
con verte crecer mientras me apago.


Juan Carlos Recio
NY/ Octubre del 2010.
__________________________





Una flor erguida sobre su perfumada belleza
antología esencial (1980 - 2009)








Me siento anclado en el pasado

Me siento anclado en el pasado
noto mis ilusiones añejas
y son la luz de mis dichas
que se desvanecen sin remedio.
No quiero aislarme del mundo
mortificarme en mis dudas
ser engullido en las cenagosas
lindes de mis negros pensamientos.
(Quiero vivir). Ser querido
rodearme de armoniosa amistad
sentirme dichoso de amar.
¡Descubrir que no es solo un sueño!
Realizarme como ser humano
sin lucros ni hipocresías
es cuanto pretendo en esta vida.
¡Qué satisfacción sentirme vivo!

Reconocimiento a un ser que vive y vivirá entre nosotros

La voz del poeta se quebró,
sus ojos casi ciegos, se humedecieron,
todo había valido la pena,
ahora que presiente el final de su vida.
Jorge Luis Borges, el poeta,
embargado por la emoción
emanó lágrimas de gratitud de sus ojos
casi ciegos en el momento de expresar
con su voz trémula que su vida
había tenido sentido, porque su ser,
su poesía, ha arraigado en los corazones
de sus semejantes, en sus intrincadas entrañas.
Se sentía realizado al recibir él,
solitario poeta en el último trazado
de su existencia, la confirmación
de haber cumplido su objetivo como hombre.
A pesar de tu solitaria existencia,
siempre estarás acompañando
a tus semejantes a través de los tiempos,
ese era tu destino, Jorge Luis Borges, poeta.

Francisco de Quevedo

Si tus vitrinas no guardaron trofeos,
si tu alacena no rebosó de viandas
ni en tu finca nunca se sembró librea
no fue por ciego error de lo vivido.
Si conociste las reclusiones y el destierro
las burlas, la sátira y la malicia
de tus contemporáneos fue por algo más
que por la sucesión de deseos,
porque si a ti llegó el desprecio
arrobas de pobreza y quintales de llanto
te quitaron la imaginación en el ocio
y te creíste de la riqueza esclavo, ¡Yo digo!,
que nazcan muchos esclavos de tu condición
cuya sola riqueza sea ser Quevedo.







(Si me hubieran los miedos sucedido
como me sucedieron los deseos,
los que son llantos hoy fueran trofeos,
¡mirad el ciego error en que he vivido.
Perdí con el desprecio y la pobreza,
la paz y el ocio, el sueño, amedrentado,
se fue en esclavitud de la riqueza)


Me siento tan ajeno a mi presencia

Me siento tan ajeno a mi presencia
atrapado en un cuerpo cambiante
impuesto por las circunstancias
envoltorio y armazón de mi existencia
testimonio perenne de mi fragilidad,
todo, todo, depende de mi estúpido cuerpo
quebradizo, fugaz y cobarde
en permanente huida hacia delante
huyendo de la vida, acopiándose de decrepitud
que me llevará inevitablemente a la muerte.







En esta noche de primavera

En esta noche de primavera
en la que debería soñar con tus encantos
he caído en un fuego de desvelos
porque soñar no puedo
con verte crecer mientras me apago.
Si hay algo en esta vida que deseo
es que algún día podamos
compartir un dialogo de emociones
que mitigue este momento imposible,
este ascua que se ha introducido en mis poros
y que repiquetea alzando fuego de desvelos
sobre mi vida y mi alma.

Esa circular circunstancia, latente instancia



Sintiendo cómo el agua lo rodea por todas partes
más abajo, más abajo, y el mar picando sus espaldas,
siempre más abajo, hasta saber el peso de la isla.
Virgilio Piñera

Esa circular circunstancia, latente instancia
que exuberante mece sus monótonos atributos
ondulación que no cesa en su rítmico cerco
afirmando cerraduras, devorando presencias.
Oleadas de succionadora claridad sin límites
haces que alumbra el imponente vacío
de ingrávida tristeza que se extiende
hasta donde las sombras se reflejan en las ondas.
Esa alegría de pupilas en lontananza
abona con sus mejores perfumes y colores
la búsqueda de sus contornos jóvenes
aún sin definir hasta saber su peso.
Esa luz que mantiene a sus hijos
desorientados en diáspora confusión
extraviados en la certeza cegadora
resaca que engulle sus dispersas esencias.

Parece que estoy solo






Cuando lo mismo sueño que estoy solo
tiendo la mano para no ver el vacío.
Gastón Baquero


Parece que estoy solo
en eterno soliloquio, lejos, muy lejos
de la gran luz de la isla, en penumbra
hacendosa, constructora de silencios
profundos y huecos como mi vacío
fría trampa que me envuelve
como un pertinaz sueño, con caricias
de embeleso que me llevan y me traen
hacia caminos de palmas, fantasmas
de silenciosas ubres que amamantan
el silente rostro de la Nada.
Sí, parece que estoy solo
viviendo en un mundo de tinieblas
disidente de un orden cierto, pero sueño
ya que no me queda ni el silencio
ni la gran luz que provoca las sombras
de los mangos: sí, yo era Gastón Baquero.



_______________fin_____________

Francisco Jesús Muñoz Soler
Recital Sohail - Mayo 2009

(Málaga, España - 1957)
Es miembro de la Red Mundial de Escritores (REMES) y del movimiento Poetas del mundo. Ha publicado en las revistas digitales Artepoética, Remolinos, Encontrarte, Cinosargo, Letras Nuevas, Palabras de Tramontana, Amigos de la Urraka, Divague, El Laberinto de Ariadna, Herederos del Caos, Perito, 40cheragh, Urraka Internacional, Es hora de Embriagarse, Voces de Hoy, Almiar/Mar de Poesías, Letras, La Rosa Profunda, Nevando en la Guinea, Espíritu Literario, Laberinto de Torogaz, Pensamientos Likidos, Dulce Arsénico, Contra la Oscuridad, Buracos Quentes, Carrollera, Palabras Salvajes, Antaria, Mondo Kronhela, Efory Atocha, Album Nocturno, Imaginante, Poesimistas, Nueva Literatura, Antología Literaria Actual, La Botica, Radio Sentidos, Radio Web Mundial, Colectivo Clepsidra, Comunidad P. La Revista, Azul@rte, The Big Thimes, Isla Negra, Árbol invertido, Caminos de poesía, Papirolas, Arte pasión y locura, Plataforma Placa, Otros rincones, Letras de Chile, Realidad Literal, Literarte, Botella de Náufrago, Sinalefa, Cañasanta.
Asimismo ha escrito y difundido en formato digital los siguientes libros: Juventud primera (1980), Significación (1983), El sentido de ser (1986), Los ojos en el infinito (1988), Frágil grandeza (1996), Veinticuatro poemas de amor (1998), La mágica unidad de mi vida (1998), Elijo mi libertad (1998), Intentando entender el mundo (2000), Áspero tránsito (2006), Caminar para sentirme vivido (2007), En tiempos de prodigios (2008), El sabor de las palabras (2008), La claridad asombrosa (2009), de pronta aparición en formato libro, Entre luces y palmas (2009) y Restauración (2009).
Una flor erguida sobre su perfumada belleza es la primera antología que se publica de la obra de Francisco Muñoz.

2 comentarios:

IHOSVANY HERNÁNDEZ GONZÁLEZ dijo...

Felicitaciones al poeta de Málaga por esta su primera antolagía.


Saludos,

Orlando Ferrand dijo...

Estoy saboreando la antologia de Francisco Jose Soler. Hay poemas tan vitales que me encienden y otros que me desmoronan, como les pasa a las piedras con el tiempo. A mi tambien me "Parece que estoy solo". Felicidades Francisco y gracias por compartir este hermoso libro con todos nosotros. Los libros consuelan, salvan vidas y abren el corazon.
Tu amigo Orlando.
New York City