jueves, 8 de abril de 2010

POSTALES FOTOS OLVIDOS.

PRIMERA POSTAL

Toda mano me alcanza su descuido
y en el desorden, la calidez también me alcanza.
A veces los muertos que regresan
enviados de Dios, a conversar
son de las fotos o postales
las mejores frases, sublimes, irrepetibles
porque los muertos son cálidos desde el recuerdo
y las manos que me alcanzan
son devociones de la ternura;
de ese tipo de registros
que se siente mejor en el silencio.

¿Qué pueden dos bocas
a diferencia de los que nos miran?;
cerrados los ojos,
es dentro, como el jugo de una fruta
donde uno trasiega con tanta maravilla.
Pero los de las postales hablan,
están siempre ahí
fieles incluso en el insulto
llenos de nuestra soledad.

Cuando una mano te alcanza
aún por descuido
luego suele retirarse
con la misma ingenuidad
a la deriva;
quienes se quedan a conversar
son el roce profundo
del sagrado esplendor de Dios en nuestras vidas.

SEGUNDA POSTAL.


Pero cuál lección me mueve
si deseo la ternura fuera del corazón
sin pensarlo,
fugaz y violento como el instinto;
luego podré conversar en paz
hasta con mi sombra.


TERCERA POSTAL.

Nada es cierto con certeza.
Cuando pasa el tiempo
y los golpes te matan
y conversas y vives por sus recuerdos;
esas aventuras ya no son
del mismo color de aquellos días
cuando entrabas al cuerpo
desconocido
por esos olores
que ya hoy te son vagancia;
incapaz de inmolarte
dejando la página doblada
sin llegar al final
como lo hace el polvo
cuando regresa a cubrir hasta la madera
y tus huesos duelen
lo que no duele
el encanto de volver a ser niño
y deslumbrarte
con toda intención
en estos placeres de conversar como los muertos
sin que medien esos deslices,
efímeras formas
que alguna vez te alcanzaron.

2 comentarios:

IHOSVANY HERNÁNDEZ GONZÁLEZ dijo...

me han gustado bastante estos tres poemas.. sobre todo la Tercera Postal

saludos,


ih

Anónimo dijo...

hola!
Juan Carlos, he leído una y otra vez tu poema "POSTALES FOTOS OLVIDOS" y ha sido un viaje donde naufraga la soledad y la impaciencia mágica del número tres; un lirismo doloroso acompaña al viajero-naufrago, un resplandor cognitivo lo salva. La memoria es universal y tú poeta, eres responsable del prodigio que significa su existencia. Un poema extraordinario Juan Carlos!

Gracias por permitir que tu poema sea nuestro.(ya conoces el egoísmo de los lectores)
Tres veces gracias.
y gracias por la particularidad que impregnas tres veces en mi recuerdos.
poeta, ahora voy hasta tu nuevo correo.
un beso
jinny