jueves, 15 de octubre de 2009

Un libro de Tony Pardo.

























Recuerdos en Navidad, para los lectores, salud y suerte en todo.




Es el título de un libro de un amigo que murió apuñalado por alguien que también murió. Son las confesiones de un hombre que quería mostrarse al mundo desde nuestro pueblo natal y quería una estufa para que su madre se calentara las piernas. Tuvo amores difíciles y cuentos de princesas montadas en carrozas y él desde abajo con una caja de fósforo intentaba quemar sus vestidos para quemar su alma. Siempre a falta de un paisaje hermoso desde una ventana de mi casa, vecina a su vez de su ex_novia, repetía jocosamente, “y pensar que detrás de aquel castillo vive mi amada” uno sólo observaba un tanque de agua del policlínico municipal. Son anécdotas que tienen un testimonio demasiado personal, pero son suyas y como sus versos, en visión lírica, en prosa fluida, lo ayudaron siempre en ascenso sobre su adversidad y pobreza, y por qué no, aún lo salvan de una breve existencia que es más que tragedia y sarcasmo, es su yo evidente que se preparó para encarar la agonía de vivir. Aquí algunos de sus poemas nos lo devuelven, montado como luz sobre las sombras.

¿ACASO NO MATAN A LOS CABALLOS?


Gloria, sigue matando al mar que como las espumas
tú te cantabas con la boca llena de miel y fresas
una balada triste por la vida y el ruego de la muerte.
Quizás la vida no sea más que un maratón de baile,
un largo sueño donde rozar espejos.
Te recuerdo cuando tomabas mi sexo con las manos
Heladas
eras la musical señora
la giratoria nube de la noche.
En cierto modo todos esperamos un disparo,
algo que nos saque la sangre sin estruendo
sin manchar el blancor de las banderas.
Cómo alegrarte, si yo estoy casi roto
mordido entre los huesos por el musgo titánico del año
no seremos veleros en el viento del triunfo
espera, no me obligues.
Dios va a venir a patrocinarte el sexo
a gastar nuestras piernas sobre teclas y llanto
serás como todas las mujeres, normal y adulterada
a intervalos de espera harás una casa rubia
dañada por el soplo secular de los ancianos.
Gloria, el horizonte nos está rompiendo el rostro
aguarda dos semanas y ya mi mano no lanzará tu juego
deseado como el águila desea el aire y la maniobra.
Esta noche vendrán los duendes
te llevarán sobre las calabazas y ratones.
Te nombrarán la reina de ciudades
donde la arena es un pretexto monetario;
olvídate del mar si ríes por mi mano
mi mano quemada por un árbol que vendía sus pájaros.
Gloria, estamos condenados
a estar en compañía de nosotros todo el tiempo
ya no podemos fabricarnos los peldaños
retrocede en el viento como si fueras una hoja
tildada de locura y acertijo.
La luna nos mata un pedazo de cada sueño
tu pelo, la pradera, el árbol y la ola
quema, quema, tu boca con mi espada.
Gloria, cierra los ojos, ya voy a disparar.

LOVE STORY.

Frank matiuw será condenado a muerte esta tarde
asesinó a marilyn Wood su esposa “por amor”
todos los lugareños lo verán colgar de la horca
como si fuera un cuervo atragantado por cristales
una flauta quebrada por el viento de abril
cuando frank matiuw y marilyn Wood hacían el amor
nadie dormía en la comarca
ellos eran el reloj de las estrellas
todos tenían que mirar a frank o marilyn
según pasaran por el pueblo
cuando frank tomaba los senderos junto al río
las yeguas relinchaban con espuma en los belfos
la vieja carla simson cerraba sus ventanas
las viudas se deshacían las trenzas
y los hombres escupían al suelo

cuando marilyn se acercaba a las casas
los percherones temblaban
abrían sus ojos como espejos para que el mundo
se mirara
el viejo oscar encendía su armónica
los hombres se quitaban la camisa
y nosotros los muchachos íbamos a detrás de los arbustos
hoy ahorcarán a frank matiuw
y el aire se dibuja como un río de arena
frank matiuw será el péndulo de la muerte
el juez tomas condenó a muerte a frank
en la sentencia dijo
por amor no se mata, hijo mío, por amor se muere
ojalá y dios pueda perdonarte
frank matiuw está muerto
aún su camisa blanca tiene el olor
de los puños de su esposa marilyn Wood
estoy bañado por la quietud de frank matiuw
desde su nueva casa
y recuerdo aquel pedazo triste de lunes
en que marilyn nos miraba acuchillada
yo te recordaré frank matiuw con una camisa blanca
a ti nunca te olvido marilyn Wood
desde aquella tarde en que tus ojos
eran la mordida de dos perros azules…


LA OBSESION DEL FLAUTISTA.

Yo quería una estufa
para que mi madre calentase sus piernas
una simple llamita que secara mi rostro
antes que el pájaro vistiese los ataúdes del día
ya no tengo un corazón sino carámbano
que me hiela la sangre
la sangre como un vino piadoso de la lluvia
como una mansedumbre más de las praderas
el frío nos usa al confundir la ciudad de la nieve
un perro también puede calentar los pies
a una mujer cansada de las horas
ahuyentada en la sonrisa del trigo contra el aire
yo era un devoto de las ventanas y la carne
traficaba mi cuerpo en las calles
partidas por el polvo del siglo
mi madre va a morir sin una estufa
que pueda calentar sus piernas de la vida
sin un aplauso o dos rescoldos
que den la gracia a su ser sobre las piedras
la página del sueño la barbilla en el pecho
podrán darnos la luz del mediodía
tres gotas de piedad para flotar en los océanos
una buhardilla protegida en los alcoholes
yo quería una estufa
donde mi madre se calentase sus piernas
o una estrella de papel para alumbrar mis manos
ahora que somos soldados
caminando hacia el fuego.

_____________________________fin_________________
Publicado por Colección de Poesía/ Reina del Mar Editores.
Cienfuegos. Octavio Pardo, 1965-1994.
_________________________

2 comentarios:

Efory Atocha dijo...

Recuerdo con frecuencia a Pardo, sus ocurrencias y dicharachos, que eran abundantes. Buena idea darle espacio a sus versos, yo no tengo la edición de Cienfuegos, y me gustaría mucho.

Me contaron alguna versión de su muerte, escribí sobre ello algún poemita.

Este blog va a buen paso, saludos desde Atocha, donde las hojas ya cubren el suelo.

elbuscaluz dijo...

Te prometo conseguirte uno, enviame a mi correo tu dirección, no se cuanto tiempo me tome pero solo unos meses, ok y gracias por tu apoyo, un abrazo
elbuscaluz