miércoles, 29 de junio de 2011

UNA LECTURA DE PREFERENCIA.






















Tengo ante mí el libro Noticias del olvido de Sonia Díaz Corrales, editado reciente por las Ediciones Hoy no he visto el paraíso. Ayer en mi primera lectura le preguntaba a un amigo jazzista criado en el Bronx, sobre el logro de comunicar sin fronteras de edades y culturas desde la sencillez, con sentimientos del estilo personal de esta poeta, y que en la acción donde trascienden sus ideas, no es solo la del acto premeditado donde germina la conciencia como ser pensante, es además el discurso de un individuo que no define su escritura desde el yo primitivo, a veces ni siquiera uno cree es una poesía que no escribimos nosotros y que debíamos leer desde la no pertenencia, como propiedad de su yo, pero que el resultado es un imposible. Uno se apropia con demasiado afán de su versar.

Mi amigo responde, que en su experiencia como músico, estuvo el asumir entre el peligro a crecer en una zona de mucho conflicto y el deseo de crear sus letras, con un lenguaje para comunicarse con todos, no en bajar a uno u otro nivel cultural de las personas con las que convivía, era un término mucho más específico dentro del backgrounds de una descarga como el jazz, pero pudo abrirse a los diferentes gustos con códigos comunicativos que siempre permanecen en las sensibilidad del ser humano por instinto y razón. Viene del feeling que produce lo que no necesita ser explicado o entenderlo para que no nos deje indiferentes. Es el resumen de esa conversación.
























Hoy vuelvo al libro Noticias del olvido, no para un tratado de entendimiento sobre el contenido de lo que la poeta nos ofrece en él, me interesa invitarlos a su compra y lectura. Comprendo que aunque Sonia no sea aún tan conocida como se merece (como poeta y narradora), lo cierto que el vehículo para no distinguir razas y credos si queremos husmear en sus letras, ella lo tiene en la palabra por su dominio, y en todo el feeling de sobra, música, ritmo. Como también es cierto que otro signo vital se encuentra en esta poesía altamente comunicativa, se trata del don natural de la poeta para decir cosas que parecerían pertenecer siempre a la vida del otro, a la de un tercero, lector o persona que se interrogue el paso por su tiempo.


Sonia en Noticias del olvido ofrece respuestas, a ese dictamen del ánimo y sus consecuencias ante la memoria, que es en fin donde pertenecemos los seres todos, espirituales o mundanos; aunque muchas veces nos asumimos errantes en una existencia que tal parece no nos lleva y solo nos agrede o vapulea como la ola que corroe la costa. La poeta no nos miente. Asume con decoro sus verdades, como un muestrario de vicisitudes donde se inspira con elegancia y gana respeto de ir por zonas de muy difícil acceso para quienes no queremos cuestionarnos más allá de lo necesario, y para decirlo desde su mirada de lo que no conviene a la vista porque el corazón celosamente resguarda.




Pero, Sonia ha vivido no de poesía solamente o de cortar el pan y menos de ofrecer migajas, ella regresa de estaciones del tiempo humano superior, que no se debe entender como termómetro de una escala de valores, es ella como intérprete de un lenguaje que a muchos le hizo ruido, o tal vez en el inconveniente donde se ocultan ciertas dobleces, no se permitieron revelarlo, y puede, (al menos lo sospecho), es una falta de instinto de esos actuantes para sobrevivir a toda costa ante la frustración que produce ser un ente culpable. Sonia, desde el lado opuesto habla, da noticias al prójimo sobre el costo de vivir para aprender sin descargar el gramo de luz de adentro, que de seguro reconstruye a la persona y lo devuelve como reflejo que nombra una memoria, y que esta memoria si llega al olvido no será nunca por la culpa de no haberlo dicho.

Con licencia de la poeta les invito a leer estos textos, que Ud encontrará en el libro que recientemente Margarita García Alonso, nos presentara, con la completa seguridad que si nos internamos en esa zona importante del material poético, conlleva a la experiencia que abre la flor al polen y nos permite libar en los versos de Noticias del olvido. Desde que entremos no hay naufragio posible, porque es a un cuerpo que se ha alimentado por años de sensibilidades que puedan ser para nosotros, una lectura de preferencia.

Juan C Recio.
______________________











Creadas por Margarita García Alonso.
_________________________________________



























LLENOS Y VACíOS

Pero la vida estaba en todas partes

y no la vi

y no lo supe

llené todo de silencio

todo de la luz agobiante y densa

del pasado.

Aparté los ojos

aparté las manos

aparté de mí el agua

que caía

y caía sin cesar

afuera

y adentro

y dejé el verde sin espacio

sin nada que decir

y borré el sol

o quizás no pude borrarlo

pero lo llevé como un estigma

y todas mis ventanas abrían

a un patio sin señales

a un vacío de pompas

que van a deshacerse

a una mañana llena de evidencias

y faltaba

el aire el aire el aire

faltaba todo

no había nada

o al menos

eso parecía.
























VARIANTES PARA EL OLVIDO

Que me veas ir

a otra casa

no sideral

o rancia

a una casa simple

donde los quieros no sean impedimento

al simple estar

donde el beso no sea imposición

demostración amarga

sino que sea el simple beso silencioso

húmedo

y deje en la boca besada la sal

la simple y humana sal.

Que me veas

partir sin memoria

sin llevar nada

como a la muerte

definitivas ambas.

Que me veas

y te sientas aliviado

de verme ir

a otra casa

donde el silencio no es lo que te convierte en isla

sino un espacio reservado

para esperar el verso

y el beso

y viceversa

y el resto de las cosas

repetitivamente.

Que me veas ir

y no llorando

a otra casa sin tantos espejos

y art déco

y tantas fotos de muertos

desconocidos

descoloridos

ajenos

fotografiados

pululando.

Que me veas ir

monstruosa en el deseo de ser vista

yendo

borrándote

a ti

a tu casa

a tus muertos

a tu art déco.

Y si te consuela

me llevaré tus cortinas

volando hacia la tarde

hacia fuera

por tus ventanas abiertas

y prometo no llevarme nada más

que ese recuerdo distante

irreal.

Que me veas ir

con ese simple recuerdo doblado bajo el brazo

y que no me lo exijas

porque no lo reconoces como tuyo.

Que me veas ir

solísima

hacia otra simple casa

con esas simples cortinas

agitándose hacia afuera de tus ventanas

y que ni siquiera así

me reconozcas.





















RETAHÍLA PARA UNA EXPLICACIÓN

DE C ÓMO DESVESTIRSE




Dices sombrío

y la mayor parte de las veces

se entiende que dices pesadilla

aletargada ventana desde donde miras

el futuro sombrío

lleno del sombrío presente.

Pruebas todos los pares de alas

como si fueran zapatos sin medidas

sin tamaño visible

así que los pruebas para ver si sirven

a los brazos

a la espalda

del castrado ángel que te asiste.

Todo son cábalas

mujeres que se desvisten por costumbre

por seguir el gesto con que comienzas

[a desnudarte

un brazo en alto y el otro en arco sobre la nuca.

Pensaste volar pero ahora te arrepientes

así que sigues probando alas

por no parecer que te aburres

o te avergüenzas

o te rindes

y eso es lo sombrío

lo que asusta

lo más sombrío del mundo.
________________________FIN________________________










________________________________________

Sonia Diaz Corrales

Nació en Cabaiguán, Cuba, en 1964 y reside en Santa Cruz de Tenerife. Es poeta y narradora. Ha publicado los libros de poesía Diario del Grumete, (1996 y 1997) y Minotauro (1997). Sus poemas aparecen en las antologías Retrato de grupo(1989), Poesía infiel. Antología de jóvenes poetas cubanas (1989), Poetas del Seminario (1992), Un grupo avanza silencioso (1990), Mujer adentro (2000), Poesía cubana de los años 80 (1993), Poesía espirituana (1994), Anuario de poesía (1994), Mis barcos nuevamente (1996), Antología de décimas Canarias-Cuba (2000), Todo el amor en décimas (2000), y Puntos cardinales. Puente colgante. Antología de poetisas cabaiguanenses (2000). Ha obtenido los premios de poesía América Bobia 1982, Matanzas; Bustarviejo 1993, Madrid; y el Abel Santamaría 1997, de la Universidad Central de Las Villas, Santa Clara; así como las menciones Caimán Barbudo, David de la UNEAC y 13 de Marzo de Universidad de La Habana. Su libro fue finalista del Premio de Poesía Viaje del Parnaso, en 2008. Acaba de presentar en Ediciones Idea y A fuefinalista del Premio de Poesía Viaje del Parnaso, en 2008. Acaba de presentar en Ediciones Idea y Aguere su libro de narrativa El hombre del vitral.
________________________________________

Para comprar o leer online Noticias del olvido pulse en este link

http://www.bubok.es/libros/199761/Noticias-del-olvido

Para conocer sobre los autores publicados y las Ediciones pulse abajo.

http://editionshoynohevistoelparaiso.wordpress.com/videos/

*************************************

Todos los dibujos usados en este post, son de Margarita García Alonso, quien estuvo a cargo de la edición, ilustraciones y portada de Noticias del olvido.

********************************

sábado, 25 de junio de 2011

COMO LA VOZ QUE RESPIRA SU PRESENCIA.

















Sin que entendiera cómo, tenía la sensación de vivir en un sopor que me arrinconaba, por culpa de la voz en susurro de un desconocido, alguien con la capacidad de simular otra presencia muy distinta, a la de ese timbre falso de vigorosa flor del vencí, y para colmo, dejaba caer la célebre frase: Antes que el gallo cante tres veces, me habrás traicionado. Como si se tratara de una especie de retroalimentación natural, desperté de ese sopor convaleciente y con certeza, de gallo que canta, alto y claro, me dije: Cuál traición?, si no pertenecí nunca y no pertenezco a sindicato alguno, ni siquiera al del guajiro poeta desconocido en los potreros de la capital del mundo, además de ser sin sonrojo una persona tradicional aunque se vista de marca Daaf’y,( tienda de ropa que no repite mucho sus diseños), pero que no me hace en ello el portador de una originalidad dispuesta a romper con ese deseo constante de preservar su concepto de validez intelectual ante posteridad alguna, y mucho menos basado no en el ego del buen o mal verso, sino: aquellos que me recuerden, lo hagan por toda la entrega sin dobleces que puse en la cercanía de sus vidas, un poco de lo que soy sin que tampoco me avergüence. Sin contradecir ni un tramo, aquellos versos que hace mucho me acompañan: Todas las cosas que de mí se cuentan, son inventadas, y sin casualidad me pertenecen.

Para entonces, parado frente a los estantes de libros, recordaba el poema sobre una niña que tenía un juego muy sencillo de esconderse en una caja de agua. Y, como si la rotura de mi computadora, tan desobediente, de pronto improvisara también una negación a ser partícipe de alguna forma de esconderme de mí mismo, o vaya Ud. a saber qué tipo de delirio o acertijo. Lo cierto es que puse mi empeñó en encontrar el libro de Liudmila Quincoces, Plaza de Jesús; (editorial Letras cubanas 2005), donde aparece este poema de su autoría, el de la muchacha que conocí en alguna reunión de colegas hace muchos años en algún sitio de Santa Clara que no preciso, y donde su voz de hermoso timbre, junto a su manera agradable de transmitir lo que siente, como la pieza única de un cuerpo armónico que posee en su proyección, una presencia real que nunca desde su naturaleza se le separa. Sin necesidad de adivinar, aquella vez, tuve la certeza de que esa armonía era tan coherente a su personalidad como el campanario de una de las iglesias principales de la villa de Santi Spíritus donde reside. Luego cuando escuché sus poemas leídos igual a como conversaba, la adiviné en esas lecturas de la Misa del domingo, y como asociación, a una religiosidad que se acentuaba a plenitud en sus escritos. Lo que pude descubrir después, es que nada de esto la prejuiciaba en el relacionarse con un entorno de ciudad que ha cerrado sus puertas a la plaza, abatida en esa precariedad donde el látigo del cochero y sus calles estrechas, muchas veces le daban el aspecto de una ruidosa costumbre aterida al mundanal ruido pero hermosa como una tristeza antigua. Supe que sabía llevar su vocación a todas partes (y en mi interés por su poesía), no fue difícil que domara a mi instinto de lector agudo, que encontró y encuentra, influencia a la hora de admirar la lucidez con la que demuestra no estropearse con el entorno por muy adverso que sea, y como nos incorpora a la idea de la coexistencia tan cercana en contextos generacionales en nuestro caso y a la hora de cargar la cuota de cruz que heredamos al nacer y bajo la mirada escrutadora de la conciencia espiritual, de lo que ha sido tocado por la fuerza divina como esos arcos de los portales techados que cubren los misterios de la piedra y la madera, en una Villa. Supe, además, en ella transcurre su poética por la fuerza con la que su voz respira fuera de toda moda de aparentar una inspiración que no sea la mirada que salva y puede dar vida, por ejemplo, a una fotografía sin rostro de alrededor de 1947.

En su discurso observo como reitera el describir las cosas cotidianas desde otro prisma menos improvisado y menos fatal, y en ello condensa lo solemne o filosófico de esas lecturas y experiencias ante el tema del Cristo que regresa y de una relectura muy bien aprovechada de la biblia, sin irse a extremos que desafinen o apresure desde el lenguaje conciso con el cual logra no se nos haga una retórica de simpleza ante la experiencia del creyente, y tampoco desempeñe una estrategia de mostrarnos el camino de la luz, sujeta a una obediencia sincronizada en el deseo de representarse como ángel.


Ahora en mi relectura de su libro Plaza de Jesús, reafirmo la esencia de esta poética, que es un constante peregrinar de la conciencia, por las calles de su villa, Conciencia y retrato que se ha incorporado desde la madurez previsora que la poeta asume, al sentirse provocada en el reflejo de una sensibilidad que sabe: “ todo esto era polvo, simple polvo antes de mi llegada/ yo he levantado el huerto, como una tristeza antigua/ en medio del pecho he sembrado mi casa/ en esta tierra ajena que será mi tierra, la de mis hijos./ Que dibujé con mis manos que bautizaré con mi nombre”. (de su poema: La fundación).

El tema religioso define mucho en el libro, pero tiene la gracia de lograrlo en el ámbito donde se sostiene la profundidad de su alma, nunca desde el roce por puro placer lirico. Luidmila usa muy bien las armas de su fe y la transparencia de una forma constructiva del verso que cuando canta es melodiosa, porque sus ojos ven lo que otros rasgan en sus oscuridades y nos permite en esa especie de contexto confesionario, quedarnos sin escudar la presencia de Dios, y la sabia de un paso atemporal en los temas tratados con elegancia.

Hay mucho acierto, en la contraportada desde donde nos advierten, que la poeta, y cito: Bajo la advocación del poeta griego Constantino Kavafis (“no hallaras otra tierra ni otro mar./ La ciudad ira en ti siempre”) escribe una hermosa crónica lirica de Santi Spíritus.

Y como este reencuentro en mi biblioteca me ha despertado el deseo espiritual de nombrarla, les dejo sentada no en el polvo de alguna posteridad escrita por ego, sino en esa parte que no olvide su ciudad antigua y por coherencia donde se repite como la geografía de Cuba, las corrientes de aire de un ser humano que sin divinizar su estatura de poeta, ya hace rato se nos muestra visible a esa paz donde su voz y su caudal van unidas.


Juan C Recio.













ALQUIEN HA CERRADO LAS VENTANAS DE LA PLAZA

Hay una plaza inmensa allá afuera.

Me separan de ella las ventanas,
la madera antigua con que fueron hechos los postigos.
Ya no veo la plaza, ahora la imagino.
Ahora sé por qué ha resistido tantos años.
Está hecha de nada,
de recuerdos que le dan forma.

Y uno puede quitar las rejas, las estatuas,
quitar la plaza. Caminar sobre la tierra espesa.
Mirar la iglesia, la torre, el campanario,
sentir el ruido del bronce que ahuyenta las palomas.
Mirar la plaza de lejos sobre el puente,
regresar luego a los arcos, a los portales.
Regresar a esas ruinas que aún no fueron fundadas,
Regresar a uno mismo.
Y abrir los ojos, las ventanas,
caminar luego por la plaza.
Palparla talcomo es, volver a hacerla,
morirse de viejo,
fundarla.











INTERPRETACIONES DE LA LUZ EN LA INMOVILIDAD


Todas las cosas están en su sitio.
Los libros esperan el momento de ser abiertos,
la luz entra apenas por esos cristales a medio dibujar.
Los perros me miran con sus ojos mansos,
saludan a un ser inexistente.
Las luces de la ciudad han sido apagadas.
Todo es silencio,
toda mi soledad es armoniosa.
Escucho los acordes de tu voz,
muevo una silla y me siento a contemplar el patio,
donde crecen las hojas en vano.
Solo el viento me calma y me atormenta.
Nadie advierte mi rostro deforme en el espejo.

CAJA DE AGUA


Íbamos a la casa de unas costureras,
me sorprendía la penumbra de la sala,
los adornos de una gastada porcelana,

los tesoros de aquellas pobres damas.

Nunca las llamaba por su nombre,
era como deshacer el milagro,
yo no estaba.
Recuerdo un tocador inmenso
con sus piezas de mármol,
una cocina, y un lavabo preso en la madera,
como una fuente muerta.
Lo más sorprendente era la caja de agua
Con su piedra blanca y la tinaja misteriosa.
¿Dónde estará la niña?, preguntaban las costureras.
Mi juego era simple, entraba en aquel mueble,
mi cuerpo se ajustaba a la madera,

era la misma sensación de estar en un cofre.

Durante toda la tarde me escondía,
casi sin respirar, para que no me encontraran,
sepultada, en la caja de agua.











Fotografía


La foto seguramente tenía una dedicatoria,
Pero alguien la pegó al álbum familiar.
Mejor así,
algunos rostros no se definen,
aunque la atmósfera que rodea al momento
permanece.
Puede verse el largo mantel,
y los platos abandonados después del almuerzo.
Era un día de fiesta, seguramente domingo,
los invitados que estaban al fondo
se han levantado para posar y sonreír.
Los invitados que estaban al fondo
se han levantado,
salieron a la muerte.
Los demás no entendemos
los ojos encendidos, ni la belleza de la fiesta.
Es un instante como este
que seguramente también dormirá en el olvido.













SOMBRA DEL CONDENADO

Yo soy quién te habla del otro lado del sendero,
altivo caminante no me evites.
No cierres esos ojos que el miedo ha de anularte,
no dejes que se borren las huellas del dolor.
Hay un atardecer que no se acaba nunca,
y rostros en los sueños que no tienen vida.
Yo siempre estoy contigo,
no es el viento quien mueve las ramas en la noche.
Escúchame, te llamo desde el sitio más solo,
te llamo sin mi voz.
Soy el paso del ciego hacia el abismo inmenso,
y el reo que en silencio se fuga hacia la muerte.
No creas que te acoso, esto no es agonía.
Agonía es no tenerte dormido ni despierto,
sino siempre distante.
Haz un alto en tu absurdo camino,
susúrrame algo, una frase, una queja.
Yo soy tu voluntad,
Sin mí los cerros altos se tornan imposibles.
Desde que sé tu nombre lo escribo sobre el agua,
porque de agua es tu cuerpo
y tus ojos son agua.
Ese sol ya no me anuncia que has de regresar.
Noche tras noche te he librado de los grandes señores
que con faz tenebrosa tratan de separarnos.
El universo es solo un circulo,
Una sutil serpiente que se muerde la cola.
Yo habría querido paz y no la tengo,
yo habría querido descansar y no hay reposo,
yo habría querido ser piedra y solo soy sombra
como tú has de serlo.
Pero tu belleza es tanta,
es tanta tu tristeza
que no puedo llevarte a lo oscuro conmigo.
En aquellos lugares donde la penumbra es luz
siniestras imágenes de lo que fue tu rostro
viven en el agua.
El tiempo no existe,
son dos metales el oro del día y el bronce de la noche
impresos en una misma moneda
que no para de rodar, no se detiene.
Atraviesa laberintos, paisajes difíciles,
atraviesa mi alma atravesada ya
y no llega nunca.
En los días que aquí suelen llamarse noches
he reconocido tu voz
que en silencio vibra, me condena.
Dame una mano tuya y líbrame del miedo.
Yo vivo en las sombras llévame a la luz,
a la intensa luz.
Ha venido a buscarte los Siervos del Maldito,
si en el último momento descubres mi presencia
sé que te habré salvado.
______________________________

DATOS DE LA POETA

Liudmila Quincoces Clavelo (Santi Spíritus, 1975) Poeta y narradora. Licenciada en Educación, en la especialidad de Español. Literatura. Textos suyos han sido incluidos en antologías naconales y extranjeras. PREMIO DE La ciudad de Santa Clara en 1994, Dador, 1996, Pinos nuevos 2001, Calendario 2002 y Nosside Caribe, 203. Ha publicado entre otros, los poemarios, Un libro raro, 1995, Los territorios de la muerte, 2001 y Poemas en el último sendero, 2002.

_________________________________

lunes, 20 de junio de 2011

Una promoción necesaria






Todo el que ha seguido el blog sabe que me gusta hacer una breve reseña, y publicar varios textos de los autores. Como mi computadora también está en crisis y porque aún no he podido publicar post con los autores publicados en Ediciones hoy no he visto el paraíso y con el deseo de que pueda ayudar pongo este link donde se pueden ver los videos y mucha más información en el blog de la creadora de estas ediciones Margarita García Alonso, no queda de otra que tomar de ese ánimo de salir adelante que la Marga con su esfuerzo ha creado. Espero no solo lo disfruten sino entren y compren o lean los libros publicados, cada promoción es una pieza original y digna de ser admirada, ningún libro sería posible sin ese esfuerzo con todo lo que ella ha sacado como por arte de magia; no son elogios, juzgue ud y entre a su blog. Además, de que esta mujer poeta nos ha ayudado a sacar libros que dormitaban inéditos. Arriba. Arriba.

http://editionshoynohevistoelparaiso.wordpress.com/videos/




para los autores que han publicado en ediciones Hoy no he visto el paraíso, poesía, pueden hacerme llegar al menos tres textos y una reseña para promocionar el tema del libro, lo publicamos como post y debajo el link donde comprar y el blog de las ediciones. Suerte a todos. Escribir a elbuscaluz@yahoo.com